Cinco trucos infalibles para ahorrar gasolina y diésel ahora que está por las nubes

Llenar el depósito de combustible este Puente de Diciembre resulta hasta 17 euros más caro de lo que fue hace un año. La única manera de tratar de reducir un poco el gasto es aplicar estos cinco trucos infalibles para ahorrar gasolina y diésel.

No es algo puntual. Un informe elaborado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) señala que desde noviembre de 2020 el precio de la gasolina 95 ha subido más de un 32% (0,368 euros más al litro), mientras que el diésel un 36,5% (0,37 euros/litro).

VÍDEO: Cómo ahorrar con un coche de gasolina

Sobre el precio de los carburantes hay poco que los conductores podamos hacer, pero sí está en nuestra mano reducir un poco el consumo y, con ello, la factura mensual/anual de carburante. Con estos sencillos cinco trucos puedes ahorrar entre 10 y 15 euros por cada depósito de tu coche.

1. Conducción eficiente

La forma de conducir es uno de los elementos que más incluye en el gasto de carburante, de ahí que dos coches, idénticos en marca, modelo y mecánica, nunca tengan el mismo nivel de consumo.

Como conductor debes mimar tus hábitos al volante, practicar la conducción eficiente no solo reduce las emisiones, también baja el consumo de gasolina o gasóleo. Estas son las claves:

  • Marchas largas. Para no gastar más carburante de la cuenta es importante circular el mayor tiempo posible a bajas revoluciones, es decir, estirar cada marcha lo máximo posible. Ojo, no hay que llevarlo al extremo, siempre debes mantener siempre el control sobre el vehículo y tener capacidad de respuesta en caso de apuro.
  • Velocidad constante. Trata de evitar acelerar o frenar de forma brusca e innecesaria. Esta es una de las premisas de la conducción preventiva (para evitar accidentes), pero también de la que busca reducir el consumo
  • Usa el freno motor. En las deceleraciones, levanta el pie del acelerador y deja rodar el vehículo con la marcha engranada. El motor actuará como freno y el consumo será cero.
  • Anticípate a lo que pueda suceder. Mantener la distancia de seguridad para anticiparse a los imprevistos también hace nuestra conducción más eficiente. Y, por supuesto, más segura.
consejos claves para conducir en España

2. Planifica las rutas con antelación

Este consejo está especialmente indicado para viajes largos que realizas por primera vez. La recomendación es no salir de casa sin haber preparado previamente la ruta. Esto incluye visualizar el trayecto para evitar que algún error te haga dar más vueltas de las necesarias.

También es aconsejable tener localizados los parkings cercanos y las gasolineras (si son las más baratas de la zona, mejor).

Hay estudios que afirman que alargar 10 minutos un viaje de una hora puede provocar un aumento del gasto de carburante del 14%.

3.  Vigila el estado de los neumáticos

Existe una importante relación entre los neumáticos y el consumo de carburante de un vehículo. Si la presión está por debajo de la indicada por el fabricante aumenta la superficie de contacto y, con esto, se eleva el consumo.

Los expertos del RACE afirman que «conducir usando neumáticos con una presión de 0,5 bares inferior a la correcta hace que el consumo aumente en un 2% en áreas urbanas y hasta un 4% en las interurbanas».

Aprende a comprobar la presión de los neumáticos

También influye (y mucho) el peso extra. Conducir con 100 kilos de peso innecesarios a bordo ocasiona que el consumo de combustible, en un coche de tamaño medio, se dispare hasta un 6%.

4. En paradas prolongadas, apaga el motor

Cuando tengas que hacer paradas y vayan a ser de más de un par de minutos, apaga el motor. Un motor al ralentí (en funcionamiento, pero con el coche parado, el cambio en punto muerto o el embrague pisado) consume del orden de 0,5 a 0,7 litros cada hora. Con esta cantidad, un coche de gasóleo de potencia media puede recorrer hasta 8 kilómetros.

12 países con más emisiones contaminantes en el mundo

5. Intenta repostar en gasolineras baratas

Esto no necesita explicación: cuánto más bajo sea el precio de la gasolina o el gasóleo, menos gastarás en cada repostaje.

El precio del carburante no es fijo. Depende de varios factores, entre ellos, la cotización internacional del barril de petróleo, los impuestos y el margen de beneficio que quiera obtener cada estación de servicio.

Es por eso que la diferencia entre repostar en la gasolinera con los precios más altos y la que tiene los más bajos es tan significativo.

Las estaciones de servicio más asequibles (las conocidas como gasolineras low cost) tiene precios hasta un 20% más bajos. Una diferencia que, en euros, se puede convertir en un ahorro o un sobrecoste de hasta 250 euros anuales (dato de la OCU).

Noelia López

902 152 389

Serrano 93, 3ª planta 28006
Madrid

Pol. El Campillo edif Meatza 2ª planta 48500
Gallarta (Bizkaia)

Secciones

© Atlántica Garantía