Se hizo lo que se pudo, pero finalmente el Felicity Ace se hunde con 4.000 coches de gama alta. Se trata de coches del Grupo Volkswagen, una enorme cantidad entre los cuales se encontraban 1.100 modelos de Porsche, 189 unidades de Bentley y otros tantos Lamborghini. También había modelos de Audi y Volkswagen, coches que han acabado en el fondo del mar tras el hundimiento de este barco.

«El buque ‘Felicity Ace’ perdió estabilidad y se hundió a unas 25 millas náuticas (unos 46 kilómetros) fuera del límite de la zona económica exclusiva de Portugal, en un área cuya profundidad ronda los 3.000 metros«, decía la Armada Portuguesa en un comunicado. El barco se ha hundido mientras estaba siendo remolcado, un barco que ha dejado manchas de residuos aceitosos que están siendo analizados por la Dirección de Lucha contra la Contaminación de la Autoridad Marítima Portuguesa y por la Agencia Europea de Seguridad Marítima.