Crisis en el sector automovilístico

La situación extremadamente inestable en el mundo, provoca en el sector del automóvil una crisis preocupante.

El mundo está en bancarrota financiera, económica y moral, pero a través de la manipulación y el engaño por los medios de comunicación y la élite,  nos llevan a la creencia o al menos a la duda de que todo no está tan mal, culpando sobre todo a la invasión injustificada de Rusia a Ucrania, ocasionando un gran colapso en la Unión Europea.

La estabilidad de precios al consumo es tan extremadamente volátil, que las presiones inflacionarias todavía se apoderan de la economía. La economía intenta equilibrarse entre la deflación destructiva y la inflación desbocada. Los precios al consumo suben rápida e inesperadamente. La demostración de una relativa inestabilidad de precios es una consecuencia de la ocurrencia simultánea de deflación e inflación. La deflación y la inflación están luchando al límite. Al final, un lado gana, pero la batalla puede continuar durante algún tiempo hasta que un lado haya agotado al otro.

Cuánta razón! / FÁBRICA DE DINERO

La nefasta gestión en la economía/política mundial, salpica a nuestro sector del automóvil.

Crear dinero de la nada no es una solución, no ayuda a establecer un orden. Los bancos centrales están imprimiendo dinero como si no hubiera un mañana (FED USA), mientras que las deudas se acumulan más rápido que nunca y desequilibran la economía.

Este escenario es la esencia de una crisis de deuda soberana, los inversores se dan cuenta de que no sólo la deuda nunca será pagada, los gobiernos tampoco podrán pagar los intereses adeudados por la deuda, siendo una cadena que nos salpica a todos.

Cuando la compra de bonos se desacelera o se detiene, los precios de los bonos del gobierno caen. Las tasas de interés aumentan, lo que hace que sea aún más difícil para los gobiernos pagar los intereses del dinero que deben, provocando una avalancha de incumplimientos y por consiguiente la inflación actual, lo que hace que las alzas en los tipos de interés enfríen el consumo y por lo tanto en nuestro sector las ventas de coches, bajan.

La progresiva reducción que han experimentado las flotas de las compañías de Rent car  y renting en los dos últimos años,  está desencadenando  una escasez de vehículos disponibles, que en su mayoría son los que nutren a los vendedores de coches de ocasión, y a día de hoy el resultado convierte a estos coches en vehículos muy caros.

Las ventas de coches VN, VO en un nuevo escenario durante y tras el Covid19 - CAR and GAS

La limitación de las flotas de alquiler es un problema que viene de lejos. El estallido de la pandemia en 2020, dejó a estas compañías con una oferta de vehículos muy superior a la demanda de aquel momento, reducida a la mínima expresión debido a las restricciones de movilidad decretadas por la mayoría de países.

Para minimizar las pérdidas fuera de los meses de actividad más turística, los Rent car y las empresas de renting de larga duración, optaron por suspender parte de las renovaciones pendientes de sus flotas, poniendo a la venta un porcentaje importante de su stock de vehículos en el mercado de segunda mano.

Pero aún con el regreso de la actividad turística, estas empresas no han conseguido volver a reforzar sus flotas, debido a los problemas de los fabricantes para entregar coches nuevos perjudicados por la actual crisis de semiconductores, cableado y otros componentes según “noticias informativas”.

Así lo confirman los últimos datos de Anfac, los cuales revelan que las matriculaciones de coches destinados al alquiler han descendido un 63,8 % en el último año.

Por otro lado, el mercado de matriculaciones de coches nuevos en España sigue en caída libre,  solamente en julio de este año, se matricularon 73.378 turismos y todoterrenos en nuestro país, lo que supone un 12,5% menos que en el mismo mes del año anterior. Este panorama  nos hace volver a niveles de la crisis económica española (2008-2014).

Tradicionalmente en primavera y a principios de verano, las familias  programaban la adquisición de su coche nuevo antes de las vacaciones. Las empresas de Rent car, refuerzan sus flotas vendiendo sus vehículos actuales y renovando con nuevos vehículos, pero aun así, el pasado mes de julio se ha convertido en el peor mes desde julio de 2012, cuando sólo se comercializaron 65.322 unidades y se consideró el peor mes de julio en tres décadas para las ventas de vehículos. Además, las entregas de coches se están prolongando en el tiempo, no hay vehículos en stock, las campas están vacías, el fabricante de vehículos solo fabrica sobre pedido en firme, con entregas a largo plazo, esto repercute en la venta de vehículos usados ya que seguimos circulando con nuestro coche y nos pensamos mucho si cambiar a uno nuevo o no.

Cómo funciona un microchip? - ADS, Anàlisi/Disseny de Soft

¿La crisis de los chips, la principal culpable?

Esta escasez tuvo como origen el cese de producción de las fábricas de chips, así como el incendio de una de las más grandes del mundo (Renesas en Japó). Además, la gran demanda para ordenadores domésticos, tabletas, teléfonos y la llegada de la pandemia, hizo que el desabasto en el sector automovilístico fuera inevitable. ¿Muy probablemente estrategia premeditada?.  Según las previsiones de los especialistas el sector automovilístico, se normalizará a mediados de 2023. Ya veremos!

Redacción Atlántica Garantía

 

 

 

902 152 389

Serrano 93, 3ª planta 28006
Madrid

Pol. El Campillo edif Meatza 2ª planta 48500
Gallarta (Bizkaia)

© Atlántica Garantía