902 152 389

Ferrari 335 S Scaglietti por 32 millones, ¿ lo quieres?

El Ferrari 335 S Scaglietti, subastado en París ayer viernes 5 de febrero, ha marcado un nuevo récord: el coche más caro jamás vendido en una subasta en euros: 32.075.200 euros, que ha pagado un coleccionista internacional por la joya más preciada de la colección Pierre Bardinon. Un precio estratosférico por un coche único, nacido en 1957 y participante en carreras tan emblemáticas como las 24 horas de Le Mans

Ferrari 335 S Scaglietti asientos

Y es que una vez más, este coche junta todo lo que un coche de colección debe tener para tener un precio de escándalo: producción muy limitada y un gran pedigree en competición. Con chasis 0674, este Ferrari 335 Sport Spider Scaglietti nació en 1957 y tras recibir la maravillosa carrocería elaborada por Scaglieti rápidamente acudió a los circuitos. En marzo de ese mismo año entró a formar parte de la Scudería Ferrari, con su participación en las 12 horas de Sebring con Peter Collins y Maurice Trintignant a sus mandos: terminaron sextos.

Ferrari 335 S Scaglietti frontal

En las 24 Horas de Le Mans, su primera participación ya fue de récord: consiguió por primera vez realizar una vuelta a una velocidad media de más de 200 km/h (203,015 km/h). El 24 de febrero de 1958, con Masten Gregory y Sir Stirling Moss al volante, ganó el Gran Premio de Cuba. En 1960 el coche fue vendido a un arquitecto de Pennsylvania. Una década más tarde, este Ferrari 335 S Scaglietti fue adquirido por su actual dueño (bueno, ya no) Pierre Bardinon, un coleccionista de Ferrari que cuenta con más de 50 ejemplares. Durante estos más de 40 años, el coche se ha conservado y mantenido en inmejorables condiciones. Aquí puedes ver un vídeo de esta joya y su inmaculado estado.

Ferrari 335 S Scaglietti lateral

En Artcurial empresa encargada de llevar a cabo la subasta, todavía no se lo terminaban de creer: el precio fijado para este coche se situaba en una horquilla entre 28 y 32 millones de euros. La subasta comenzó en 20 millones, aunque en apenas unos segundos, los teléfonos echaban fuego y se alcanzaron los 26 millones en minutos. Algo más tarde se recibió la oferta definitiva y ganadora: 32 millones. Lamentablemente, no sabemos a dónde ha ido a parar esta joya de la automación, pero a buen seguro, su nuevo propietario sabe qué está comprando.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí | Aceptar