902 152 389

Los errores más comunes al renovar el seguro del coche

Renovar nuestro seguro de coche no siempre es sencillo. La gama de ofertas y opciones que ofrece el mercado es tan amplia y diversa que, a veces, la elección del mejor producto puede convertirse en una ardua tarea y llevarte a que tu decisión final no sea la más acertada.

Entre los errores más comunes que se suelen cometer al contratar un seguro de coche se encuentra el de basar únicamente en el precio la decisión final, algo con lo que hay que tener cuidado porque una prima muy baja puede implicar menos coberturas y servicios que en el futuro podremos necesitar. No obstante, en la actualidad, optar por seguros mas baratos no tiene que suponer renunciar a una buena protección de tu vehículo, con lo que lo conveniente es comparar precio y garantías para encontrar la opción más acertada.

Por otro lado, también es posible cometer el error contrario: contratar un exceso de coberturas, algunas de ellas innecesarias, que encarecen sensiblemente el precio de la póliza. Para evitarlo, lo mejor es analizar bien tu perfil y tus necesidades y descartar aquellas coberturas que no resulten fundamentales. Numerosas aseguradoras comercializan seguros de coche modulares, que permiten construir la póliza a tu medida, incluyendo sólo aquellas coberturas que necesites.

En este punto, otro error que se suele cometer es no analizar todas las opciones que te ofrece el mercado y, en caso de renovación, no intentar mejorar las prestaciones de tu póliza y volver a renovar con tu compañía. Es importante que compares las pólizas y coberturas que ofrecen las diferentes aseguradoras del mercado. Para evitar tener que ir de compañía en compañía, tienes a tu disposición los comparadores de seguros, como el de Kelisto.es. Esta herramienta realiza una comparativa personalizada entre las veinticinco mayores compañías de seguros que operan en España y te ofrece una visión global de un gran número de pólizas y coberturas. Es la forma más sencilla de asegurarte de que contratas el seguro de coche más adaptado a tus necesidades al mejor precio.

También debes fijarte en qué modalidad de seguro te conviene más, ya que no siempre compensa contratar un seguro a todo riesgo. Si tu vehículo tiene más de cinco años, puede que te resulte más interesante optar por un seguro a terceros ampliado. Conforme pasa el tiempo, los automóviles pierden valor y la indemnización que conceden las aseguradoras bajan. Si tienes un accidente grave es muy raro que la compañía te indemnice con el 100% del valor del automóvil, sino con el valor venal, es decir, lo que se pagaría por el coche si se vendiera en ese momento. Por eso, no siempre es recomendable pagar una prima tan elevada como es la de todo riesgo, cuando la indemnización que recibirás de la compañía en caso de siniestro será pequeña.

Si, en cualquier caso quieres optar por un seguro de coche a todo riesgo, valora incluir una franquicia, que reducirá el precio de la prima a cambio de que asumas parte del coste de reparación en caso de siniestro.

Otro error que se suele cometer -ya sea por desconocimiento o porque quieres rebajar el coste de tu póliza- es no incluir en el seguro los accesorios extras del coche (techo solar, llantas de aleación, equipo de música, GPS integrado, bluetooth para el teléfono móvil,...). La mayoría de las pólizas señalan que todos aquellos accesorios que no vienen de serie deberán estar declarados específicamente, con su valor real, en la póliza para quedar cubiertos. No hacerlo puede suponerte un gasto considerable.

No es ningún secreto que en las familias con un solo coche, éste suele ser conducido por más de una persona. Sin embargo, otro error que se comete es omitir este dato en la póliza del seguro. Sin embargo, esta circunstancia ha de quedar reflejada en el contrato del seguro, ya que, a más conductores, más riesgo. Debes ser sincero con la aseguradora. Piensa, además, que si se produce un accidente y llevaba el coche un conductor que no aparece en el seguro, la compañía de seguros está a en todo su derecho de negarse a pagar la indemnización.

Además, si incluyes en tu póliza un conductor adicional mayor de 35 años y con más de diez años de experiencia al volante, la prima del seguro en la mayoría de compañías no sufre variación de coste.

Si tu hijo es menor de 25 años, otro error que puedes cometer es no incluir su nombre en el seguro del coche, por el sobreprecio que suelen aplicar las aseguradoras y porque no todas las compañías están dispuestas a asegurar a este colectivo. En caso de que tu hijo coja el coche y tenga un accidente, casi ninguna compañía se hará cargo de los daños que cause a terceros. No te arriesgues.

El Mundo

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí | Aceptar