902 152 389

Triumph Rocket III Roadster, la moto con más cilindrada del MUNDO

Se trata de una muscle bike de altas prestaciones, y que actualmente ostente el liderazgo de mercado en cuanto a cilindrada. El motor de esta Triumph es un tricilíndrico en línea, con 2.294 cc de cilindrada, nada más y nada menos. Por supuesto es un motor atmosférico, que destaca por una entrega de potencia muy lineal y una contundencia sin parangón, gracias a un enorme par motor: 225,4 Nm a 2.750 rpm. Cifras mayores que muchos coches que habitualmente tratamos.

La potencia de este motor es de 148 CV a 5.750 rpm, una cifra elevada, pero no tan alta como la que nos podemos encontrar en la Ducati Diavel o la Yamaha VMAX campeonas de la potencia pura y dura. En anteriores ediciones de la Triumph Rocket el par motor máximo estaba limitado en las primeras marchas electrónicamente. Una de las novedades es que todo el par se encuentra disponible ya en primera, listo para ser desatado sobre la rueda trasera. Mejoras en chasis y transmisión han permitido esta ganancia prestacional.

 

La transmisión se realiza mediante una caja de cambios de cinco relaciones que manda la fuerza a la rueda trasera a través de un cardán, un sistema más cómodo que una cadena en motos potentes. Triumph ha trabajado en mejorar la dinámica de esta moto, con un sistema de suspensión remozado, con doble amortiguador trasero y una horquilla invertida Kayaba de 43 mm en la rueda delantera. La moto gira mejor, es más dinámica, incluso teniendo en cuenta que pesa nada menos que 334 kg en vacío, no es precisamente un peso pluma.

El ABS es de serie, así como el característico doble faro y una estética a caballo entre lo clásico y lo macarra. Esta evolución de la Rocket se deshace de parte de los cromados de su predecesora y los reemplaza por superficies satinadas, casi siempre de color negro. La instrumentación es un doble reloj analógico. Una máquina muy apetecible que requiere al menos de un piloto con cierta experiencia, porque es una moto de prestaciones muy serias. Se pone a la venta en España en esta primavera, por un precio final (2017) de 19.600€.

Paso firme
La Rocket III Roadster rueda con paso firme a prácticamente cualquier ritmo que quieras exigirle, pero circular sin forzar el paso es su "tempus" natural. Alrededor de 140 km/h puedes rodar tantos kilómetros como quieras con gran sensación de bienestar. En autopista la pequeña cúpula ahumada delantera protege más de lo que imaginas, y es sin duda muy práctica a pesar de que su presencia dificulta ligeramente el acceso al clausor para arrancar la moto. Éste está localizado justo entre ella y el gran manillar.

Resultado de imagen de mi triumph rocket iii roadster

Las vías rápidas son el ambiente ideal para darle un estirón al motor de vez en cuando y disfrutar de toda su potencia en forma de fuertes recuperaciones y una elevadísima velocidad punta para una moto de este porte. Pero cuidado, no es algo que convenga hacer habitualmente... Y es que se resiente el comportamiento de la parte ciclo inevitablemente, y la estabilidad y seguridad que transmite habitualmente se reduce al aparecer algunos balanceos, que en todo caso vienen acompañados de reacciones predecibles y que te advierten que reduzcas el ritmo.

Resultado de imagen de mi triumph rocket iii roadster

Por su parte, las suspensiones tienen un tacto blandito pero consistente, y absorben las irregularidades del terreno con solvencia. Se echa de menos la posibilidad de regular en algún parámetro la horquilla invertida, mientras que el doble amortiguador trasero es bastante progresivo y eficaz. Los frenos, a pesar de ser convencionales, se comportan notablemente y detienen al toro de Hinckey con toda la potencia que requieras y un buen tacto siempre en la maneta derecha. Además, incorpora ABS de serie, muy útil en una moto de estas características. Está perfectamente ajustado, actuando cuando debe en el tren trasero, y sólo en caso de frenada de emergencia o sobre firme muy deslizante en el delantero.

En zonas viradas, como curvas de montaña y similares, la manejabilidad de la Rocket III Roadster se resiente considerablemente. Los movimientos son lentos y conviene anticiparlos para evitar imprevistos. A poco que fuerces el ritmo rozas con los estribos, y es en este ambiente cuando te percatas que es una "roadster" de corte tranquilo, más cercana a las megacustom que a las streetfighter.

Resultado de imagen de mi triumph rocket iii roadster
A los mandos de la nueva Rocket III Roadster encuentras el placer de su conducción disfrutando de las bondades de su motor, de un dinamismo sorprendente a la vista de su megalítico tamaño; mientras aceleras suavemente a la la salida de los virajes, al tiempo que observas la siguiente curva que te lleva, sin prisa pero sin pausa, hasta mas allá del horizonte.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí | Aceptar