902 152 389

"Papá, mamá... ¿cuánto falta?" Cinco claves para viajar con niños

Si tienes algo de memoria seguro que recuerdas algún largo viaje en coche con tu familia. Ya, ya sabemos que las cosas antes no eran como ahora, que ibas sin cinturón, el asiento trasero era como el sofá de casa y que hasta eras capaz de jugar a imaginar qué formas tenían las nubes. Pero puestos a buscar el lado malo los recorridos eran eternos (Madrid-Valencia, 6 horas), como mucho podías leer un Pulgarcito para entretenerte y entrabas en bucle con el Veo-Veo a los 30 kilómetros.

 Resultado de imagen de viaje en coche en familia con niños

Aunque han pasado unos cuantos años, pocas cosas han cambiado, al menos en lo que a la paciencia infantil se refiere. A cambio, la cantidad de objetos de entretenimiento ha aumentado y el confort de los coches también. Así que respira hondo y echa mano de estos sencillos consejos que harán que tus viajes con los niños sean más llevaderos.

Planifica el recorrido

Las improvisaciones con niños, cuando hay unos centenares de kilómetros por delante, deben ser las justas. El problema es que el verano hace que confluyamos muchos conductores en las mismas horas, con lo que librarse de un atasco puede ser difícil. Intenta acomodar los desplazamientos en horarios valle y coincidiendo con las horas de sueño de los pequeños. Además, busca itinerarios alternativos por si no te puedes librar del embotellamiento de turno.

 

Organiza el viaje

Unas galletas, agua, juegos, música… acuérdate de preparar todo lo que el niño puede necesitar durante el viaje. Tenlo a mano para evitar parar cada dos por tres o ponerte a buscar cosas en los asientos traseros cuando estáis en marcha.

Haz paradas cada dos horas

Los niños necesitan ir al baño, no pueden aguantar indefinidamente a que te venga bien parar. Y, aunque tengan pañales, tampoco pueden estar sentados horas y horas. Descansar cada dos horas es bueno para ellos y para el resto de los ocupantes del vehículo: no lo olvides.

Mantén una temperatura óptima

Los niños suelen marearse en el coche y el calor no ayuda. Mantén el habitáculo a una temperatura fresca, lo que no equivale a la del Polo Norte. Intenta que el chorro de aire acondicionado no le dé directamente para evitar dolores de garganta o de oídos posteriores.

Revisa el coche

Te puede parecer una perogrullada, pero no hay peor experiencia que quedarse tirado en la carretera con niños en pleno verano. Si antes de salir de viaje haces una puesta a punto del vehículo, te ahorrarás pequeños sustos evitables.

Sonia Recio

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí | Aceptar