902 152 389

Garantía Mecánica para Compra-Venta entre Particulares

Vicios ocultos en la compraventa de vehículos entre particules, son responsabilidad del vendedor del vehículo

 

 

 

 Noticias que te interesan

 

 

 

 

Cuando decidimos comprar un coche de segunda mano, tenemos la opción de comprarlo en un concesionario o a un particular, y aquí nos encontramos con una decisión muy importante: hacer un desembolso económico en los tiempos que corren puede afectar a tu economía notablemente. Generalmente, si compras a un particular tienes la ventaja económica. La diferencia entre comprar a un concesionario o a un particular puede ser de entre un 15% y un 30%.  Sea cual sea la elección, comprar a un profesional o a un particular, que sea con una garantía mecánica. Atlántica Garantía S.A. dispone de este tipo de producto: Garantía Mecánica Particulares.

Comprando un coche con garantía Atlántica, el comprador tendrá la tranquilidad de la adquisición de un vehículo garantizado  en caso de avería.

Así mismo, para el vendedor que va a deshacerse de su vehículo, la  garantía Atlántica le da la misma tranquilidad por una posible avería. Contratar una garantía sellada por Atlántica también da confianza al comprador, que sólo por tenerla se puede decantar por ese vehículo.

Si el vendedor cuenta con una garantía Atlántica el papeleo, la tramitación y la decisión del comprador suele decidirse de una manera más rápida.

Ten en cuenta que las averías mecánicas suelen ser muy caras, sobre todo las de motor o caja de cambios, este seguro también cubre la rotura de los módulos electrónicos, ahora presente en la mayoría de los vehículos del mercado. No permitimos reparaciones con piezas de desguace. Trabajamos exclusivamente con piezas de Primeras Marcas.

Como puedes comprobar comprar un coche con garantía Atlántica, tiene muchas ventajas y da una gran confianza. Seas comprador o vendedor te animamos a realizar una compra o venta  incluyendo la garantía mecánica de Atlántica Garantía S.A.

Garantía Mecánica a Precio Amigo

 
 Dic 2018

Auge y caída del concesionario tradicional de coches de ocasión: de poner un anuncio en el periódico a vender coches por Instagram

Auge y caída del concesionario tradicional de coches de ocasión: de poner un anuncio en el periódico a vender coches por Instagram

 

Comprar un coche de ocasión nunca han sido tan fácil como ahora. Desde los portales de compra-venta hasta en una app tan conocida como Wallapop puedes encontrar el coche que buscas y en cualquier lugar. Y con casi dos millones de coches usados vendidos en 2017 en España, el del vehículo de ocasión (VO) no es un mercado menor, pronto duplicará el del coche nuevo. Lógicamente, los concesionarios oficiales están presentes. ¿La irrupción de estos nuevos actores digitales y de las apps ha cambiado algo en la manera de vender y comprar un coche de segunda mano?

El mercado de los coches usados representa en España casi dos millones de coches al año. En 2017 fueron 1,9 millones los coches usados que encontraron un nuevo dueño. Con respecto a 2016 supone un incremento del 10 %. De seguir con el mismo ritmo de crecimiento, se venderán el doble de VO que de coche nuevo. Los concesionarios también sacan partido de este mercado. En 2017, el 20 % de las ventas se realizaron a través de algún concesionario oficial, mientras que los compra-venta -los profesionales del VO- con 293.401 unidades representan algo menos del 16 % de las ventas.

Al mismo tiempo, como clientes, nunca ha sido tan cómodo como ahora encontrar el coche de ocasión que nos pueda interesar. A través de la multitud de portales donde particulares y profesionales anuncian los modelos que tienen en venta podemos localizar nuestro futuro coche desde el sofá de casa o delante de la máquina del café en el trabajo. ¿Ha influido esa facilidad en la manera de vender y comprar un coche de segunda mano? Como consumidores, ¿nos beneficia?

 

¿Qué cubre la garantía si el coche sale defectuoso?

Oct. 2018

La duración de la cobertura para los vehículos nuevos es de dos años

A partir de los seis meses, el conductor debe demostrar que el defecto es de fábrica para reclamar una devolución

talleres de coches

Si no ha tenido la mala suerte de comprar un coche defectuoso, seguramente no sabe lo que le cubre la garantía. ¿Por qué el hipermercado cambia la aspiradora o devuelve el dinero y el concesionario no?

En primer lugar, “porque no se trata del mismo precio”, dicen en la asociación de consumidores Facua, pero además, son políticas comerciales concretas que aplican este tipo de tiendas. Mientras que “estas buscan que el consumidor vuelva a comprar, los concesionarios son conscientes de que no se compran coches todos los días”, precisan.

La garantía ampara al consumidor en la compra de un vehículo como en cualquier otro bien de consumo, asegura Elena Grande, directora del área jurídica de Dvuelta. Y su duración es de dos años para los nuevos y solo un año cuando son de segunda mano. En este periodo, el comprador tiene el derecho a exigir al vendedor la reparación o sustitución en caso de avería. Incluso puede solicitar el cambio si, una vez reparado, el coche no queda bien, aunque los concesionarios siempre optan por la reparación.

Es muy raro que cambien el coche o devuelvan el dinero si no se va a los tribunales; matricular otro coche supone al concesionario volver a pagar un 25% de impuestos, según Dvuelta

Pero “el problema muchas veces radica en que es el propio taller de la marca el que certifica la reparación”, señala Grande. “Es muy raro que cambien el coche o devuelvan el dinero si no se acude a los tribunales, entre otras razones, porque matricular otro coche a nombre del comprador le supone al concesionario volver a pagar hasta un 25% de impuestos”, explica. En los tribunales es también habitual que los jueces se inclinen por otorgar una compensación económica por los perjuicios ocasionados, añade.

¿Cómo obrar si le entregan un coche con defecto? El afectado debe saber que es al concesionario al que debe reclamar (o sea, a quien le ha vendido el coche), “que ya se encargará él de pelearse con el fabricante”, sugieren en Automovilistas Europeos Asociados (AEA).

Es recomendable recurrir a organizaciones de consumidores porque hacen más fuerza. Este tipo de entidades valoran si se cuenta con pruebas suficientes para ganar ante un posible juicio. Hay que saber, asimismo, que existen dos tipos de garantías: la legal y la comercial. Aunque la legal es de dos años, la ley fija un plazo de seis meses en los que el vendedor tiene que responder por los defectos del vehículo. A partir de este periodo, es el conductor el que debe demostrar que los fallos son de origen, algo que, según avisan en Facua, “es muy difícil”.

En muchas ocasiones, los concesionarios exigen que el comprador haga un peritaje al coche, cuyo coste oscila entre los 200 y 600 euros, para demostrar que es un fallo de origen. Los plazos cuentan y mucho. Por eso es clave dejar constancia por escrito de cualquier reclamación interpuesta.

La garantía comercial (tres, cinco y siete años según la marca) es una extensión de la legal, con las condiciones que fije el vendedor. “Es importante leerla con detenimiento, porque, aunque incluye otros servicios o componentes, puede excluir coberturas y tener límite de kilómetros, pese a que la garantía comercial se paga en el momento de la compra del coche”, indica Grande.
En caso de reparación, se interrumpe la garantía los días que el coche esté en el taller, y existe otra adicional de seis meses desde la recogida.

  1. Motocicletas. Garantías superiores al plazo obligatorio establecido por la ley es también una constante en el mercado de motocicletas en España, como herramienta de reclamo para los compradores, aseguraElena Grande, directora del área jurídica de Dvuelta. Y aunque pueden tener menor coste que otros vehículos, tampoco es una práctica habitual el cambio o la devolución del dinero en caso de defecto.
  2. Garantía comercial. Las ventajas son las de cubrir aspectos que la garantía legal no ampara o ampliar su duración, como disponer de un vehículo de sustitución durante las revisiones o cubrir determinadas piezas de desgaste. “También puede servir para no tener que discutir la causa de una avería para determinar si la reparación está o no cubierta”, precisan en AEA. 
  3. Reparaciones. Aunque el comprador pague la factura de la avería, en caso de reclamación por defecto de fábrica, tendrá derecho a la devolución del dinero. No obstante, en algunas ocasiones, las marcas podrían no cubrir la reparación, alegando que el coche ha sido manipulado fuera de sus talleres oficiales, advierte Grandes, con lo cual es mejor acudir a los talleres oficiales.
  4. Más protección. Según Dvuelta, Kia (siete años de garantía o 150.000 km), Hyundai (cinco años sin límite de km), Fiat (hasta seis sin límite de km) y Lexus (cinco años o 160.000 km) son las marcas con mejores garantías. Entre tres años o 100.000 km están Cadillac, Chevrolet, Dacia, Honda, Smart; y la mínima (dos años), Alfa Romeo, Ford y Seat, entre otras.

De cara a una posible reclamación, nunca hay que olvidar un informe detallado de la intervención en el vehículo con fecha de entrega y devolución, factura (aunque sea a coste cero) y, lo que también es muy importante, asegurarse de que no se usan piezas reparadas (salvo que el conductor esté conforme). Algo que ya ha provocado algunos conflictos en el pasado.

Fallos mecánicos, eléctricos o electrónicos, no provocados por el desgaste o la falta de mantenimiento (mano de obra y piezas), o el desgaste de piezas como resultado de un defecto del coche son elementos cubiertos por la garantía legal, que no incluye cristales, neumáticos, pastillas de frenos, aceite o filtros. Tampoco cubre los daños derivados de la negligencia del conductor: no pasar las revisiones, la inclusión de elementos no homologados, amañar los kilómetros, etc.

No obstante, una vez caducada la garantía, las marcas son responsables durante 10 años de los productos por los daños ocasionados. Algo que en Estados Unidos provoca indemnizaciones millonarias “ejemplarizantes”, aseguran en Automovilistas Europeos Asociados. Por eso, las marcas, ante cualquier fallo de seguridad, llaman a revisión a los coches

Los profesionales, excluidos de la protección

considerados consumidores, explica Mario Arnaldo, presidente de AEA. “La ley otorga protección al consumidor”, pero un taxista o un camionero no tiene esa concepción en el plano legal, por lo que no está amparado por la ley de garantías y, ante la compra de un vehículo defectuoso, tiene que ir directamente a los tribunales.

Lo mismo ocurre con la compraventa de coches de segunda mano entre particulares. Frente a la garantía que respalda al comprador durante un año cuando el vehículo se adquiere en un concesionario, donde las condiciones y plazos de reclamación son iguales que para los nuevos, la compraventa entre particulares –que según datos de Real Automóvil Club de España afecta al 60% de las operaciones– tampoco obliga a la garantía. Estas operaciones se rigen por lo establecido en el Código Civil, que exige al vendedor entregar el vehículo sin cargas, gravámenes y sin vicios ni defectos ocultos. La única solución, ante un defecto, fallo o avería es acudir a los tribunales.

Por ello se dan casos, indican en EAE, en los que algunas compraventas de vehículos se hacen pasar por particulares para esquivar la garantía. Una de las herramientas para asegurarse de que el coche está en buen estado es acudir a la certificación de vehículos, una revisión que ofrecen algunas empresas y que consiste en que un profesional verifica y revisa el estado de los elementos mecánicos, de seguridad, de mantenimiento y estéticos, lo que permite contratar una garantía.

Mario Arnaldo: “El 70% de las reclamaciones se resuelve por vía amistosa”

¿Qué cubre la garantía si el coche sale defectuoso?

Mediador de seguro, Mario Arnaldo lleva 38 años trabajando en organizaciones de defensa de los derechos de los automovilistas. Inicialmente trabajó en el Comisariado Europeo del Automóvil, hasta 1992, cuando fundó AEA.

Vicios ocultos o desperfectos, responsabilidad del vendedor

25/07/18

En la compraventa de un vehículo realizada entre particulares el vendedor tendrá que  responder por los desperfectos o vicios ocultos que presente el vehículo en el momento de la venta. Importante la responsabilidad durante  los 6 primeros meses. Una garantía mecánica te ayudará a no realizar pago alguno.

Un vicio oculto es un defecto grave que afecta al vehículo y que no está a la vista, el cual hace impropio el uso del mismo o disminuye de forma significativa su valor, de tal manera que de haberlo conocido el comprador no hubiera realizado la transacción o habría pagado un precio inferior.
Para conocer con más detalle la normativa aplicable, debemos acudir al artículo 1.484 y siguientes del Código Civil:
El vendedor estará obligado al saneamiento por los defectos ocultos que tuviere el automóvil  vendido, si la hacen impropia para el uso a que se la destina, o si disminuyen de tal modo este uso que, de haberlos conocido el comprador, no la habría adquirido o habría dado menos precio por ella; pero no será responsable de los defectos manifiestos o que estuvieren a la vista, ni tampoco de los que no lo estén, si el comprador es un perito que, por razón de su oficio o profesión, debía fácilmente conocerlos”.
Para exigir el saneamiento de los defectos o vicios ocultos el comprador dispone de un plazo de 6 meses a contar desde la entrega del vehículo, sin que el hecho de que no fueran conocidos por el propio vendedor exima a éste del saneamiento. Dicho de otro modo, el comprador podrá exigir al vendedor el saneamiento de un defecto que ni el mismo vendedor conocía en el momento en que vendió el vehículo, el cual a su parecer funcionaba perfectamente.
El plazo de seis meses para ejercitar este tipo de acción de saneamiento no debe ser confundida con la garantía, pues el saneamiento solamente afecta a aquellos defectos que el vehículo tenía en el momento de la entrega, no los que puedan haber surgido durante ese periodo por el uso normal.
A modo de resumen, los requisitos principales que se deben cumplir para ejercitar la acción de saneamiento del vicio oculto son los siguientes:
1- Que el vicio o defecto en el vehículo no esté a la vista
2- Que el comprador, por su profesión (mecánico, perito…) no hubiera sido capaz de detectarlo fácilmente cuando se hizo la compra.
3- Que el vicio o defecto fuera preexistente en el momento de la venta
4- Que se ejercite la acción dentro de los 6 meses posteriores a la entrega.
 
Para el supuesto de cumplirse con los requisitos, el comprador podrá optar ente desistir del contrato (acción redhibitoria), abonándose le los gastos que pagó, o rebajar una cantidad proporcional del precio, a juicio de peritos.
Además, tal y como se establece en el artículo 1486 del Código Civil, en el supuesto en que el vendedor ya conociera los defectos del vehículo y no los manifestara al comprador, éste tendrá derecho a ser indemnizado por los daños y perjuicios que le pudiera ocasionar la rescisión del contrato.
La recomendación para vendedores, por tanto, será conocer bien el estado en que se entrega el vehículo, manifestar cualquier defecto o desperfecto que tenga el vehículo, y hacerlo constar en el contrato, de modo que quede claro que el comprador está al tanto de los mismos. También recomendamos evitar frases como “no hay que hacerle nada”, “en perfecto estado” y similares si no se está plenamente seguro de ello.
Para el comprador se recomienda analizar bien el vehículo antes de comprarlo, no precipitarse y preguntar todo lo que crea conveniente al vendedor. Con una visita al mecánico suelen evitarse posteriores sorpresas. Exigir facturas de reparaciones o mantenimiento del vehículo también ayuda.
Asimismo, para el caso de querer exigir al vendedor el saneamiento de vicios ocultos tener presentes los requisitos que establece el Código Civil y muy especialmente el que exige que los defectos deben estar presentes en el momento de la entrega, hecho que debe ser demostrable, no pudiendo exigir al vendedor por cualquier avería que pueda surgir en los 6 meses posteriores a la entrega.

Trámites para la compra-venta de coches

Preguntas más frecuentes:

¿Qué trámites tengo que hacer cuando voy a vender?
¿Qué trámites tengo que hacer cuando voy a comprar?

Antes de comprar:
Verificar que el vendedor está al corriente de los pagos de:

Impuesto de circulación.
La ITV (si el vehículo tiene más de 4 años).

Comprobar que en la tarjeta técnica figuran las modificaciones importantes que se le hayan practicado al vehículo.
Es útil también comprobar los kilómetros y la antigüedad, y pedir el libro de mantenimiento y las facturas de revisiones y reparaciones.
Es muy importante consultar el Registro de Vehículo de la DGT y obtener un Informe del Vehículo para que verificar que no tiene multas de transportes, embargos, precinto o cargas. (Solicitar aquí el Informe del Vehículo)

¿Cuánto cuesta la tasa del cambio de titularidad?

En 2018: 54 €, excepto ciclomotores 27 € (Atención: las tasas pueden variar anualmente).

A la hora de comprar:

Contrato de compraventa en el que se especifica:
Identificación completa del vendedor: nombre, apellidos, DNI, dirección. Identificación completa del comprador: nombre, apellidos, DNI, dirección.
Identificación del vehículo: marca, modelo, matrícula, etc., cargas y gravámenes, precio, plazo de entrega del vehículo y forma de pago.
El contrato debe ser firmado por ambas partes.
Realizar la transferencia o el cambio de titularidad. Normalmente, el comprador se hace cargo de pagar las tasas del cambio de titularidad y el impuesto de transmisiones patrimoniales.

Período de información de los cambios de titularidad:
Vendedor: dispone de 10 días para comunicar la transmisión del vehículo.
Comprador: dispone de 30 días para solicitar la transferencia o renovación del permiso de circulación.

Documentación
Solicitud transmisión de vehículos, disponible en los cuatro idiomas oficiales del Estado (facilitado en Tráfico presencialmente o vía Internet).
DNI o documento acreditativo para extranjeros (Tarjeta de residencia y pasaporte más NIE). Fotocopia y original.
Permiso de circulación
Justificante del pago o justificante de exención o justificante de no sujeción de Impuesto de Transmisiones Patrimoniales liquidado en la Comunidad Autónoma, salvo que el vendedor sea un empresario en el ejercicio de su actividad, en cuyo caso aportará factura. Se trata de, aproximadamente, un 4% sobre el precio de la venta. El pago de este impuesto se realiza en una dependencia recaudatoria dependiente de la Comunidad Autónoma en que vivamos. El día que se acude a Tráfico, hay que ir con el justificante del pago ya realizado en mano; si no es así no se hará efectivo el cambio de titularidad.

Si la documentación la presenta una persona distinta del comprador del vehículo, esa persona deberá aportar además:
El original de su propio DNI
Autorización del comprador para realizar el trámite, donde exprese el carácter gratuito de la representación.

¿Qué hay que hacer cuando el comprador o vendedor es menor de edad?

Deberán ir acreditados con los datos y la firma del padre, madre o tutor, su DNI y documento que acredite el concepto por el que actúan.

IMPORTANTE:

Es altamente recomendable, en la medida de lo posible, que comprador y vendedor acudan juntos a realizar los trámites. Así, si faltara algún documento o alguna firma a realizar, se podría solventar al instante.
El coche y las llaves se entregan al comprador JUSTO en el mismo momento en el que éste efectúa el pago al vendedor, ni antes ni después.

¿Qué trámites tengo que hacer cuando voy a vender?

Impuestos y gastos
Impuesto circulación.
Documentación en regla.
Recomendable ITV pasada (si el vehículo tiene más de 4 años).
Contrato de compra-venta (descárgalo).
Redacción del contrato en el que se especifica:
Identificación completa del vendedor: nombre, apellidos, DNI, dirección.I dentificación completa del comprador: nombre, apellidos, DNI, dirección.
Identificación del vehículo: marca, modelo, matrícula, etc., cargas y gravámenes, precio, plazo de entrega del vehículo y forma de pago.
El contrato debe ser firmado por ambas partes.
Cambio de titularidad (para realizar este trámite es necesario acudir a tráfico)

Documentación:
DNI o documento acreditativo para extranjeros (Tarjeta de residencia y pasaporte más NIE). Fotocopia y original.
Documentación completa del vehículo: ITV y Permiso de circulación.
Último recibo del Impuesto Municipal de Vehículos de tracción mecánica. En caso de estar eximido: justificante de exención.
Contrato de compra-venta.
Período de información de los cambios de titularidad:

Vendedor: dispone de 10 dias para comunicar la transmisión del vehículo.
Comprador: dispone de 30 días para solicitar la transferencia o renovación del permiso de circulación.

Casos excepcionales:
El vendedor ha fallecido: Debe presentarse declaración de herederos o testamento acompañado de certificado de últimas voluntades, o cuaderno particional en que conste la adjudicación del vehículo, y el impuesto de sucesiones.

En Canarias, Ceuta y Melilla, se requiere el certificado de Aduanas que acredite el cumplimiento de las obligaciones tributarias.
Si el vehículo está libre del pago del impuesto de circulación, será necesario el justificante de esta exención. Es el caso de:
Cambio de titularidad de vehículos de autoescuela
Vehículos de alquiler sin conductor
Taxis
Cambios de residencia que estuvieron exentos de pago en el momento de la matriculación y se efectúe antes de los plazos legalmente previstos.

IMPORTANTE:

Es altamente recomendable, en la medida de lo posible, que comprador y vendedor acudan juntos a realizar los trámites. Así, si faltara algún documento o alguna firma a realizar, se podría solventar al instante.
El coche y las llaves se entregan al comprador JUSTO en el mismo momento en el que éste efectúa el pago al vendedor, ni antes ni después.

 

Garantía entre particulares, ¿qué puedo exigir?

La única obligación que tiene el vendedor particular es la de entregar el vehículo sin ningún tipo de carga, gravamen o defecto oculto. En caso de que el comprador detecte alguna irregularidad en estos campos, tiene 6 meses para interponer una demanda judicial con el objetivo de arreglar los desperfectos sin coste o de devolver el producto.

No obstante, para que se pueda hacer uso de esta garantía de 6 meses, siempre tiene que haber una denuncia de por medio, además de la obligación por parte del comprador de probar que el defecto del coche era anterior a la compra. El vendedor no tiene deber alguno de entregar una garantía por escrito, de ahí la necesidad de la denuncia.

El comprador no tiene derecho a reclamar por fallos que estén a la vista en el momento de la compra, ya que el vendedor solamente tendrá obligación de actuar, como decíamos, en caso de “vicios” o defectos ocultos. Existe otra excepción más rocambolesca aún: si el comprador es un perito que esté acostumbrado a detectar las deficiencias que pueda tener un vehículo de ocasión, se exime al vendedor de afrontar el pago de cualquier reparación de esta índole.

Si denunciamos y salimos ganadores del litigio, además de las opciones de arreglar el coche sin que repercuta en nuestro bolsillo o de rescindir el contrato de compra-venta sin coste alguno para nosotros, existe una tercera vía, que no es otra que la de renegociar el precio de venta a la baja. También se puede contratar con una Compañía que ofrezca una Garantía Mecánica para particulares, ATLÁNTICA GARANTÍA S.A. ofrece este servicio, un contrato de  garantía que cubra los posibles problemas.


 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí | Aceptar