Autor: Oscar

¿Sabes cómo actuar en un cruce? La DGT recuerda las normas de prioridad en intersecciones

 

Los cruces, sobre todo si están sin señalizar, son uno de los puntos más peligrosos en la circulación… que se solventan siguiendo una norma general

DGT - Trafico - intersecciones - cruces - normas - prioridad - ceder...
Los cruces son un punto peligroso de circulación y hay que saber cómo actuar.Ford

Es una de las situaciones de conducción más complejas o. al menos, en las que más problemas tenemos en la práctica: la gestión de las intersecciones cuando no hay una rotonda que las simplifique (aunque tampoco gestionamos bien, en general, las glorietas). Ahora la DGT ha recordado cuáles son esas normas de prioridad que hay que aplicar en los cruces, especialmente si están sin señalizar.

La norma general en todas las intersecciones

Si tenemos clara la regla básica, todo se hará más sencillo. La norma general establece que, en el caso de que coincidan vehículos de diferentes trayectorias en el cruce, hay que ceder siempre el paso a la derecha.

DGT - Trafico - intersecciones - cruces - normas - prioridad - ceder el paso - prioridad a la derecha - señales
El esquema que usa la DGT para explicar las normas de prioridad en intersecciones.DGT

Con esta idea siempre en mente, hay que analizar cada situación cuando nos aproximemos a una intersección. Si la preferencia está señalizada es sencillo, respetar la prioridad que marquen las normas de circulación en ese punto.

Si no hay señalización, entra en juego la norma general de preferencia para los vehículos que vengan por nuestra derecha, aunque siempre hay que vigilar la izquierda para evitar una colisión en el caso, por ejemplo, de que el vehículo que viene por esa zona no respete la prioridad.

Al acercarse al cruce hay que llegar hasta el punto que mejor visibilidad nos ofrezca, situar el coche en el lado adecuado del carril respecto hacia donde vayamos a girar, señalizar el giro y realizarlo con precaución (podríamos encontrar peatones, por ejemplo, si hay un paso en las inmediaciones del punto por el que giramos, algo habitual en ciudad).

Las cinco excepciones a contemplar en los cruces

La norma general de prioridad a la derecha no se cumple en el cien por cien de las intersecciones, sino que existen cinco excepciones. Pueden parecer muchas, pero realmente no es difícil entenderlas porque son de sentido común y no nos supondrá una dificultad en la circulación.

DGT - Trafico - intersecciones - cruces - normas - prioridad - ceder el paso - prioridad a la derecha - señales
Hay cinco excepciones en las que no se cumple la norma general de prioridad.

La primera es la prioridad de los coches que circulan sobre vías pavimentadas respecto a otros que pudieran llegar a ellas por la derecha desde un camino sin asfaltar. Lo mismo sucede al cruzar los railes de las vías de ferrocarril o los carriles bici.

Lógicamente, los carriles de incorporación a una calzada envían tráfico desde la derecha, aunque tienen prioridad los que vienen por la vía principal, igual que en las rotondas, donde la preferencia es para los que están dentro

Señales de prioridad

En la mayoría de los casos, cuando lleguemos a un punto conflictivo donde concurren diferentes caminos siempre encontraremos una señal que regule la intersección y nos indique cómo afrontarla. .

DGT - Trafico - intersecciones - cruces - normas - prioridad - ceder el paso - prioridad a la derecha - señales
Las señales más frecuentes en las intersecciones.DGT

Stop, Ceda el paso, intersecciones con prioridad, semáforos y rotondas nos ayudarán a gestionar la situación. Además, conviene recordar las señales de preferencia a la derecha o calzada con prioridad que son menos habituales y, por tanto, también menos conocidas por los conductores, lo que aumenta el riesgo de confusiones.

5 trucos para ahorrar combustible que dañan seriamente el motor de tu coche

Estos 5 trucos para ahorrar combustible dañan seriamente el motor de tu coche y fulminará cualquier ahorro al provocar una importante avería mecánica.

Ahora que los combustibles llevan meses con los precios muy altos y que cuesta mucho llenar el depósito del coche, es importante aplicar algunos consejos para reducir el consumo y, así, ahorrar algunos euros en gasolina. Sin embargo, esta práctica puede resultar perjudicial si se ejecuta mal. Aquí tienes 5 trucos para ahorrar combustible que dañan seriamente el motor de tu coche.

Estos trucos o consejos son muy comunes y se aplican de forma generalizada cuando queremos reducir el consumo de combustible de nuestro coche. Sin embargo, un abuso de estas técnicas de conducción puede provocar una importante avería mecánica que acabe absorbiendo cualquier tipo de ahorro para pagar la factura de reparación en el taller.

Por ello, es vital conocer cómo pueden afectar estos trucos tanto al comportamiento del coche como a la parte mecánica del mismo, y que una mala práctica podría suponer un fallo importante y una gran avería mecánica.

Si pones en práctica estos consejos, hazlo de manera adecuada y nunca excedas los límites para acabar provocando una avería a medio o largo plazo. A continuación, encontrarás cuales son estos trucos para ahorrar combustible que dañan seriamente el motor de tu coche:

1. Circular a baja velocidad

trucos ahorrar combustible averia motor

menor velocidad, menos potencia necesita el motor para mantener el ritmo y, por tanto, menos cantidad de combustible necesitar consumir para ello. Es, probablemente, el truco más utilizado a la hora de ahorrar combustible, pero también tiene una serie de desventajas que pueden traducirse en una avería.

Especialmente en coches diésel y ya bastantes modelos con motores de gasolina, conducir a baja velocidad y a regímenes de revoluciones muy bajos puede provocar atascos en el filtro de partículas, sondas, caudalímetros o aforadores por la generación de carbonilla y otros sedimentos que no tienen el suficiente flujo de gases para ser expulsados correctamente.

Así perjudicas al motor si conduces a bajas revoluciones

Así perjudicas al motor si conduces a bajas revoluciones

Además, circular siempre a baja velocidad tiene otras desventajas. El motor necesitará más tiempo para alcanzar la temperatura de trabajo y ofrecerá un rendimiento pobre, especialmente en coches con cambio manual a la hora de recuperar velocidad, con aceleraciones más largas que disparan el consumo y las emisiones.

También se generan vibraciones, las transmisiones sufren en las aceleraciones desde bajas revoluciones y acabarás provocando holguras, ruidos y vibraciones que se filtran al habitáculo y, en cierta medida, generan una sensación de desgaste prematuro en el vehículo.

2. Usar combustibles de baja calidad (baratos)

trucos ahorrar combustible averia motor

Todos queremos pagar menos a la hora de llenar el depósito. Una buena forma de hacerlo es recurrir a combustibles de baja calidad. En realidad, los carburantes en España tienen una calidad mínima para ser aptos para su venta a los consumidores, pero está demostrado que una gasolina o un diésel con menos aditivos puede generar posos y suciedad que podrían acabar llegando al motor.

Por suerte, los coches cuentan con un filtro de combustible que se encarga de evitar que estos residuos accedan a la cámara de combustión. El filtro se ensuciará antes con combustible de baja calidad y podría acabar afectando al rendimiento del motor. Incluso, de acabar accediendo a los cilindros, esta suciedad podría desembocar en una avería importante.

3. Excederse con los rebufos

trucos ahorrar combustible averia motor

Conducir a rebufo significa que tendremos menor resistencia aerodinámica y que el motor necesitará menos combustible para mantener una velocidad constante. Manteniendo siempre la distancia de seguridad obligatoria, el rebufo es muy bueno para reducir el consumo y ahorrar combustible, pero también puede ser muy dañino para el motor.

La razón principal de que sea perjudicial tiene que ver con el menor rendimiento de refrigeración. Al circular a rebufo de otro vehículo, el motor no recibirá suficiente caudal de aire y provocará que la temperatura se eleve, haciendo trabajar más al radiador, el líquido refrigerante y los electroventiladores.

En caso de fallo mecánico o por falta de mantenimiento en el sistema de refrigeración del coche, podríamos acabar sufriendo una importante avería por aumento de temperatura del motor, lo que comúnmente se le conoce como calentón y que podría llegar a desembocar en un gripaje.

4. Parar y arrancar constantemente

trucos ahorrar combustible averia motor

Apagar el motor del coche cuando no estemos en movimiento ayuda a reducir el consumo de combustible. Sin embargo, parar y arrancar de forma muy constante supone dañar seriamente el motor de tu coche.

Esto se debe al desgaste que sufre todo el sistema de arranque, desde el motor de arranque hasta la batería. Además de reducir la carga de la batería, el motor de arranque tiene que trabajar en exceso, provocando que se vaya desgastando y perdiendo efectividad con el paso del tiempo.

Un consejo para evitar esto es elegir adecuadamente el momento en el que es mejor parar el motor, como por ejemplo en un atasco en el que sabemos que vamos a pasar varios minutos sin movernos. No lo pares en un semáforo o una señal de stop con otros vehículos delante.

5. Abusar del freno motor

trucos ahorrar combustible averia motor

El quinto y último truco para ahorrar combustible que daña seriamente el motor de tu coche es abusar del freno motor. El freno motor es una técnica en la que el conjunto de propulsor y transmisión generan resistencia en las reducciones de marcha y ayudan a reducir la velocidad de un vehículo en movimiento.

Es una técnica que debes utilizar para reducir el uso de los frenos y para mantener el régimen de revoluciones a un ritmo constante a media que bajas de velocidad. Sin embargo, un exceso de uso del freno motor o una mala ejecución puede provocar desgaste prematuro en el embrague y la caja de cambios o dañar alguna válvula si te pasas de revoluciones al bajar de marcha.

Aarón Pérez

Limitador de velocidad obligatorio en los coches en 2024: así funciona y qué deja hacer al conductor

El limitador de velocidad será obligatorio en los coches en 2024. Así funciona esta tecnología de seguridad y esto es todo lo que deja hacer al conductor.

La DGT y Europa están trabajando para implementar nuevas medidas de seguridad y de asistencia a la conducción que afectarán a la industria del automóvil en los próximos años. Uno de los sistemas que llegará próximamente es el limitador de velocidad obligatorio en los coches en 2024. Hoy analizamos cómo funciona esta tecnología y qué deja hacer al conductor.

El limitador de velocidad lo definen desde la Unión Europea como Intelligent Speed Assistant (ISA). Se trata de un asistente de velocidad inteligente que es capaz de regular la velocidad del vehículo de acuerdo a los límites de velocidad establecidos en la carretera. Esto condiciona la capacidad de decisión del conductor, ya que no puede elegir a qué velocidad circula en cada momento.

Limitador de velocidad obligatorio en los coches en 2024

limitador de velocidad obligatorio

Varios fabricantes japoneses, como Toyota o Lexus, así como Volvo y Renault, ya limitan la velocidad de sus coches a 180 km/h. Sin embargo, el conductor puede elegir circular a esa velocidad o menos sin que un asistente electrónico restringa la aceleración.

El asistente inteligente de velocidad será obligatorio a partir de 2022 para todos los coches nuevos que se lancen al mercado y contará con una moratoria de dos años, hasta 2024, en el que los modelos previos a 2022 podrán integrar esta tecnología en su equipamiento.

5 motos de seis cilindros

Con esta medida, tanto Europa como la DGT prevén tener un mayor control sobre la velocidad a la que circulan los coches por sus carreteras, tratando así de reducir la siniestralidad asociada al exceso de velocidad.

¿Cómo funciona el ISA?

De este modo, el ISA se basa en dos tecnologías ya existentes, que une en un solo asistente y lo dota de suficiente autonomía como para alertar, prevenir e incidir en la conducción.

Por un lado, tenemos el limitador de velocidad que muchos coches ya equipan. Este limitador va asociado al control de velocidad de crucero del vehículo y nos permite fijar una velocidad máxima a partir de la cual el coche no seguirá acelerando. Sin embargo, esta limitación, que no actúa activamente sobre la conducción, se puede superar si presionamos lo suficiente el pedal del acelerador.

Por otro lado, el sistema de reconocimiento de señales. Esta tecnología es capaz de leer las señales de tráfico de la carretera, especialmente las de limitación de velocidad, a través de las cámaras frontales y las muestra en la pantalla del cuadro de instrumentos a modo de recordatorio, para que en todo momento tengas presente cuál es el límite de la vía por la que circulas.

Este sistema de reconocimiento de señales de tráfico no actúa sobre la conducción, es decir, es meramente informativo, pero dota al coche de la suficiente información como para que el limitador de velocidad pueda llegar a actuar.

Y es en este punto, tras combinar estas dos tecnologías, cuando aparece el asistente inteligente de velocidad, el ISA. Este sistema tendrá la potestad de interferir en la conducción, restringiendo la velocidad máxima a la que circula el vehículo en función de la limitación de la carretera.

¿Qué permite hacer al conductor?

En un principio, este asistente será desconectable, como lo son otros muchos sistemas, pero se volverá a activar una vez pares y vuelvas a arrancar el motor. Tiene, además, tres niveles de actuación:

  • El primer nivel será aquel en el que simplemente avisará de que estamos superando el límite de velocidad. Lo hará de forma visual y sonora, tanto en el cuadro de instrumentos como con una alerta auditiva, pero no actuará sobre la conducción.
  • El segundo nivel sumará a los avisos del primer nivel la capacidad de intervenir. Lo hará endureciendo el pedal del acelerador o avisando mediante una señal háptica en el pedal del acelerador de que estamos superando el límite. Aun así, en este nivel se podrá aún superar la velocidad establecida si presionamos el pedal derecho hasta cierta profundidad.
  • El tercer nivel, por último, será aquel en el que el coche pueda actuar de forma totalmente autónoma. En este nivel, el coche controlará la velocidad de forma dinámica en todo momento, es decir, podrá adecuar la velocidad a la limitación de la carretera, lo que significa que el conductor tan solo podrá operar el volante y el freno.

El sistema ISA es parte de una batería de asistentes a la conducción que la DGT implementará en los coches nuevos en los próximos años.

Aarón Pérez

La Bestia, el coche que utiliza Joe Biden durante la Cumbre de la OTAN consume 29 litros y pesa 9 toneladas

 

Con motivo de la Cumbre de la OTAN que se celebra en Madrid entre el 28 y el 30 de junio, son varios los altos mandatarios mundiales que se reunirán en la capital. Entre ellos, Joe Biden que llega con La Bestia, un coche indestructible que no deja indiferente a quien lo ve.

Más allá de los cortes de tráfico y las recomendaciones de circulación (o no circulación) que lanzan desde la DGT y el Ayuntamiento de Madrid, la reunión de los países miembros de la Alianza Atlántica en Madrid está dejando numerosos titulares e imágenes.

A los petrolhead como nosotros, nos llama la atención los vehículos oficiales de las diferentes comitivas oficiales; en especial, la que llega desde Estados Unidos.

‘La Bestia’, el coche indestructible de Joe Biden

Cuando se anunció que el presidente de Estados Unidos se reuniría con el español en La Moncloa y que la primera dama, Jill Biden, tendría varios actos oficiales en compañía de la Reina Letizia, nosotros nos preguntamos qué coche oficial utilizarían en estos desplazamientos.

La respuesta que anhelábamos era que tendríamos la oportunidad de ver a La Bestia circulando por las calles de Madrid.

Joe Biden propone impuesto gasolina

La Bestia es una impresionante limusina que estrenó Barak Obama en 2009; después estuvo al servicio de Donal Trump y ahora forma parte de la flota oficial de Biden. Es un diseño de General Motors creado que toma prestado una parte de una limusina de Cadillac y otra de un todoterreno de GMC.

Con el objetivo de ser uno de los coches más seguros del mundo, la limusina de Joe Biden está equipada con equipos de visión, metralletas y hasta un lanzagranadas (situado bajo el paragolpes delantero dispara hacia el exterior granadas de gas lacrimógeno). En las puertas tiene manijas electrificadas que pueden emitir una descarga eléctrica de 120 voltios.

Como es de esperar, el coche del presidente de Estados Unidos está recubierto de un blindaje a prueba de casi todo. Y, por si esto fuera poco, el interior se puede sellar herméticamente en caso de ataque químico y los neumáticos pueden recorrer hasta 100 km, aunque estén pinchados.

Los cortes de tráfico por la Cumbre de la OTAN

La Cumbre de la OTAN supone todo un desafío para la ciudad de Madrid. El Gobierno ha puesto en marcha un completo dispositivo de seguridad en el que participan Guardia Civil, policías locales…

El desafío es también para la movilidad en la capital. Durante estos tres días, los madrileños tendrán que convivir con calles cortadas y recorridos alternativos. Desde la DGT recomiendan utilizar lo máximo posible el transporte público (los autobuses serán gratuitos mientras dure la cumbre); también aconsejan evitar los desplazamientos innecesarios.

El Gobierno ha pedido también a las empresas que faciliten a sus empleados el teletrabajo, especialmente si sus oficinas están en algunas de las zonas más afectadas por los cortes, como el Recinto Ferial Ifema de Madrid, epicentro de las reuniones.

Noelia López

Coches míticos solo para verdaderos amantes del motor: Renault 21 Turbo

 

En este nuevo capítulo de coches míticos solo para verdaderos amantes del motor recordamos la historia del Renault 21 Turbo, la superberlina francesa.

A lo largo de la historia, Francia nos ha brindado multitud de coches interesantes. Es la casa de marcas como Bugatti o Alpine, así como los fabricantes más tradicionales como Renault, Citroën o Peugeot. De la firma del rombo podríamos rescatar multitud de modelos, pero hoy nos centraremos en el Renault 21 Turbo, uno de los coches míticos solo para verdaderos amantes del motor.

A mediados de la década de 1980, el Renault 18, un coche que se había lanzado al mercado en 1978, empezaba a acusar el paso del tiempo. Esta berlina, disponible también en versión familiar, sufriría diferentes actualizaciones en sus últimos años de vida, hasta que en julio de 1986 cesó oficialmente su producción, aunque continuaría a la venta hasta 1994 en América Latina.

Coches míticos solo para verdaderos amantes del motor: Renault 21 Turbo

Renault 21 Turbo

La razón por la que la firma gala acabó con el R-18 fue porque había terminado el desarrollo de su sucesor, el Renault 21, y ya estaba oficialmente disponible en el mercado desde febrero de ese mismo. El R-21 se había presentado a finales de 1985 como una nueva berlina de segmento D, con un diseño más moderno, más tecnología, y motores más eficientes y prestacionales.

La gama de propulsores incluiría todo tipo de mecánicas, desde unidades de gasolina de 1.4 litros hasta los famosos 2.0 y 2.2 litros de inyección de combustible. También hubo mecánicas diésel de 1.9 y 2.1 litros con y sin turbocompresor. Pero la joya de la corona sería el Renault 21 Turbo, el modelo más potente de la familia.

El 21 Turbo llegaría dos años más tarde, en 1988, y representaba el concepto de berlina deportiva francesa. La competencia se había puesto las pilas en los últimos años con el lanzamiento de modelos como el BMW Serie 3, el Mercedes-Benz 190E o el Alfa Romeo 75. Renault quería su parte del pastel y por ello desarrolló la versión sobrealimentada del 21.

Motor y prestaciones a la altura de las mejores berlinas deportivas

Renault 21 Turbo

Renault elige el motor del 21 TXE, una mecánica de 2.0 litros y cuatro cilindros en línea que, gracias a un turbocompresor, llegaba hasta los 175 CV de potencia a algo más de 5.000 rpm y desarrollaba un par motor máximo de 270 Nm. La energía estaba gestionada por un cambio manual de cinco velocidades conectada directamente al tren delantero.

Lo más destacado del 21 Turbo era sus prestaciones. Con un 0 a 100 km/h en apenas 7,4 segundos y una velocidad máxima de 227 km/h, la berlina deportiva de Renault dejaba claro que aspiraba a ser el mejor de su categoría dentro de los fabricantes franceses.

VÍDEO: ¡INCUNABLE! Así se anunciaba el RENAULT 21 TURBO de 175 CV

De hecho, el Renault 21 Turbo era unos 15 CV más potente que su rival nacional, el Peugeot 405 Mi16, que desarrollaba 160 CV con un motor atmosférico de 1.9 litros.

A nivel de diseño también era diferente al resto de versiones de la gama. Renault equipó un parachoques delantero específico, eliminó las protecciones de los laterales pintándolas en color carrocería, incluyó unas taloneras, un añadido trasero y un alerón en el portón del maletero. También había nuevas llantas y los faros antiniebla delanteros se reubicaron en el nuevo parachoques.

Renault 21 Turbo

En el interior también se introdujeron algunas mejoras para diferenciarlo del resto de versiones del R-21. La versión Turbo contaba con un volante deportivo de tres radios, un cuadro de instrumentos analógico y unos asientos deportivos que estaban disponibles opcionalmente con tapicería de cuero.

La primera fase del Renault 21 Turbo estuvo a la venta durante poco más de un año y en 1989 se introdujo una ligera actualización que contaba con cambios estéticos y se eliminó de la oferta la versión Quadra con tracción a las cuatro ruedas, un complemento que mejoraba la tracción en determinadas ocasiones, pero que también aumentaba el peso del vehículo.

Hoy en día, el Renault 21 Turbo es un clásico de colección del que hay pocas unidades en buen estado realmente a la venta. Su producción finalizó en 1992 y, aunque fue un referente dentro de su segmento, en realidad no logró el reconocimiento que hubiera merecido, ya que fue claramente desbancado por sus rivales alemanes, algo con lo que Renault ha luchado durante años.

Aarón Pérez

Los trucos para identificar los coches y motos camuflados de la DGT que multarán por exceso de velocidad

La velocidad vuelve a estar en el punto de mira este verano. La DGT va a desplegar a lo largo de las sucesivas campañas de vigilancia con motivo de los desplazamientos veraniegos todos los medios a disposición para sancionar a aquellos conductores que excedan los límites de velocidad.

Además de los típicos radares colocados en los pórticos, los temidos veloláser y los cinemómetros de tramo, se utilizarán radares móviles camuflados en distintos vehículos. Por un lado, existen las ya conocidas furgonetas (en este artículo te damos las claves para reconocerlas) equipadas con cámaras para detectar el uso del móvil al volante.

Por otro lado, la DGT anunció en un evento a medios de comunicación que a lo largo de estos meses de julio y agosto utilizará coches camuflados con radares móviles y capacidad sancionadora. Una manera de reconocer estos coches es por el modelo que utilizarán los agentes: por ejemplo, los Seat Exeo de color azul, tal y como se mostraron en la presentación y como se puede apreciar en esta publicación en las redes sociales de la DGT. También se usará el Alfa Romeo Stelvio como coche con radar, pero estos seguramente irán rotulados y avisarán con un letrero del control de la velocidad.

Otro sistema para reconocer estos vehículos es por su matrícula. Los coches de los agentes de tráfico lucen las placas con las letras PGC (Parque de la Guardia Civil), aunque esta regla no es general ya que algunos modelos llevan matrículas convencionales.

Las motos de la DGT

Aunque no son nuevas, visto que ya se han utilizado en la zona de Galicia para controlar a los motoristas en las carreteras gallegas, la DGT extenderá este año al resto de la red española varias motocicletas que vigilarán la velocidad, llevando radares instalados en el chasis.

Estas 34 motos de la DGT serán reconocibles por el modelo. La red Social Drive ya ha avisado de que los modelos elegidos han sido las Honda ST 13000 y las BMW R1150 RT y lo más seguro es que sean de color gris.

20 Minutos

Lo que cuesta la revisión de 7 piezas clave de la mecánica del coche vs lo que cuesta arreglar una avería por falta de mantenimiento

Mantenimiento vs reparación

«No gastarse 80 euros en cambiar el aceite puede derivar en una avería de 4.000 euros». La sentencia es de los expertos de la red de talleres Euromaster, autores de un informe que muestra lo que cuesta la revisión de siete puntos críticos de la mecánica del coche y lo que puede costar una avería por falta de mantenimiento.

Spoiler: las diferencias te van a poner los pelos de punta…

1. Aceite: de 80 a 8.000 euros

Si no se renueva en los plazos indicados por el fabricante, el aceite del motor irá perdiendo cualidades hasta generar problemas graves.

Un cambio de aceite más filtros cuesta unos 80 euros, pero si se produce una rotura de motor por falta de mantenimiento, la avería puede elevar la factura a 8.000 euros (la mitad si se utilizan piezas de segunda mano).

2. Correa de distribución: de 350 a 1.500 euros

La correa de distribución es un elemento esencial de la mecánica de cualquier vehículo. En el 95% de los casos, su avería es sinónimo de una rotura de pistones, válvulas y culata, que en muchos casos equivale a la rotura integral del motor.

El precio de sustitución de la correa de distribución oscila entre los 350-800 euros; si se llega a una de las averías anterior, la reparación será de entre 1.500 euros.

En el peor de los casos, un problema serio con la correa de la distribución puede obligar a cambiar el motor en cuyo caso el precio llegaría a 8.000 euros.

3. Pastillas de freno: de 80 a 300 euros

Alargar el uso de las pastillas de freno puede derivar en un problema grave de seguridad, además de dañar los discos de freno, provocando una avería más costosa. El sonido estridente que producen unas pastillas de freno desgastadas al rozar con el disco irá en aumento.

Un juego nuevo de pastillas de freno suele rondar entre 80 y 110 euros pero, si se dañan los discos, se multiplicará por tres el coste, unos 300 euros.

4. Líquido de frenos: de 45 a 600 euros

El líquido de frenos está expuesto a grandes cambios de temperatura y, por tanto, un buen mantenimiento es imprescindible. Una de sus funciones es lubricar piezas internas de la bomba de freno y, en algunos casos, el regulador. Generalmente, se recomienda sustituirlo cada uno o dos años.

«Si el mantenimiento del líquido de frenos no es el correcto, además de tener problemas a la hora de detener el vehículo a tiempo, incurrimos en un posible daño a la bomba de freno», explican los expertos de la cadena de reparación.

Un cambio del líquido ronda los 45-70 euros pero, si se daña la bomba del freno, dicha cuantía podría ascender a 600 euros.

Todo sobre el líquido de frenos

5. Neumáticos y alineación: de 50 a 500 euros

Este sencillo proceso permite que los ángulos de la dirección se ajusten a lo que determina el fabricante y así garantizar la direccionalidad del vehículo y su buen comportamiento dinámico.

Lo ideal, según los expertos, es ajustar la dirección una vez al año para circular seguro y garantizar la completa utilización de los neumáticos. En caso contrario, además de afectar seriamente a la seguridad, un mal reglaje de la dirección disminuirá de forma importante la vida de los neumáticos, pudiendo incluso, reducir su vida útil en un 90%.

El precio de una alineación de los neumáticos ronda los 50-70 euros, mientras que un juego de dos neumáticos nuevospuede ascender desde los 200 a 500 euros en función del coche.

6. Carga del aire acondicionado: de 50 a 450 euros

Una climatización correcta del habitáculo es importante, especialmente en meses calurosos.

El aceite que lubrica el compresor del aire acondicionado está mezclado junto con el propio gas del aire. Este gas, además de cambiar de temperatura al someterlo a diferentes presiones, tiene que lubricar el compresor. Por ello, los fabricantes recomiendan sustituirlo cada 2-4 años.

Una carga de gas del aire acondicionado ronda los 50-70 euros pero, si no se renueva y se avería el compresor, la factura ascenderá a unos 450 euros.

Aire acondicionado coche

7. Líquido refrigerante: de 50 a 2.500 euros

El líquido refrigerante se encarga de absorber las calorías que hay dentro del motor y disiparlas en el radiador. Si no es capaz de realizar este proceso, el propulsor sufrirá grandes daños, desde que se queme la junta de culata o, directamente, gripe el motor.

La sustitución del líquido refrigerante suele rondar los 50-70 euros, mientras que una reparación de culata puede ascender hasta en torno a los 2.500 euros, según el modelo.

Noelia López

Las ventas de coches usados superan las de los nuevos en junio, pero el mercado de segunda mano no remonta en la primera mitad de 2022

El mercado de coches de ocasión continúa en caída, cerrando una primera mitad del año a la baja. Según los datos de la Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos (Ancove) durante el mes de junio se han vendido 165.181 turismos de segunda mano, lo que supone un 4,1 % menos con respecto al mismo mes de 2021.

Estos números superan ampliamente las ventas de coches nuevos, las cuales se quedan en 96.785 matriculaciones según los datos publicados por Anfac.

Pero esta comparación no puede enmascarar que en estos seis primeros meses de 2022 se han contabilizado 916.438 transferencias de automóviles usados, lo cual viene a ser un 4,5% menos de las registradas en el mismo periodo del año anterior.

El usado de más de diez años sigue dominando

Coches Ocasión

Una nota a destacar sobre este descenso es que no parece estar afectando a los establecimientos de compraventa. Tal y como publica Ancove este canal tan sólo ha sufrido una caída del 0,9% en junio, con 29.110 ventas y manteniendo desde enero un nivel de operaciones prácticamente idéntico al que obtuvieron en la primera mitad de 2021.

Esta última referencia nos lleva inevitablemente a deducir que la caída del mercado de ocasión se debe en su mayor parte al freno de las transferencias entre particulares, quienes ante el aumento general de la inflación parecen optar por conservar su vehículo actual y posponer su reemplazo o la compra de otro.

En cuanto a la edad de los coches vendidos, los usados con diez años o más siguen dominando el mercado: 101.648 unidades, un 61,5% de las transferidas durante este mes, pertenecen a este grupo. Por relevancia le siguen los de entre seis y diez años (23.049 unidades y un 14%) y los comprendidos entre tres y cinco años (19.349 y un 11,7%), aunque a una distancia considerable.

Tabla Segunda Mano

Tabla de coches de ocasión vendidos según su carburante (Gráfico: Ancove)

Por motorizaciones los coches diésel siguen ocupando un 58,5% del mercado, pero sus ventas han descendido un 6,1% respecto al año pasado. Similar ocurre con los gasolina, segundos con un 35,5% del mercado pero con un 5,1% menos en ventas.

Mientras los eléctricos ocupan un exiguo trozo del pastel (el 0,7% y 1.156 unidades), pero van ganando poco a poco protagonismo ya que este mes han aumentado un 26,6% sus transferencias con respecto a 2021. Así pues, parece que el comprador de segunda mano también piensa cada vez más en pasarse a las cero emisiones, aunque este proceso discurre lentamente a tenor de las cifras.

Por último el panorama por comunidades autónomas es mayormente pesimista: solamente Madrid, Murcia, Ceuta y Melilla han mejorado sus registros de junio de 2021. En la capital de España, en concreto, se han vendido un total de 30.696 coches usados, un 26,5% más con respecto a aquel periodo.

Diego García Garacía

Adblue, por qué lo necesita un coche diésel y cuánto cuesta

Se utiliza desde la entrada en vigor de la normativa Euro 6

Con el objetivo de producir vehículos más limpios y reducir paulatinamente las emisiones contaminantes, la Unión Europea ha ido endureciendo cada vez más las normativas anticontaminación. Desde que entró en vigor la Euro 6, el 1 de septiembre de 2015, los coches diésel incorporan un líquido que permite eliminar las partículas de óxido de nitrógeno, tan perjudiciales para la salud. A continuación, te hablamos del Adblue, por qué lo necesita un coche diésel y cuánto cuesta.

Adblue, por qué lo necesita un coche diésel

Con la normativa Euro 6, la UE quiso reducir las emisiones de óxido de nitrógeno, monóxido de carbono, hidrocarburos y partículas. De todas estas sustancias, el óxido de nitrógeno (conocido con la nomenclatura NOx) resulta especialmente dañino para la salud de las personas. Por tanto, se buscaba mejorar la calidad del aire en las ciudades. La nueva norma estableció un requisito a los coches diésel, reducir las emisiones de NOx de 180 mg/km a 80 mg/km, una rebaja sustancial.

Para conseguirlo, ya no bastaba con los filtros de partículas y otras tecnologías que incorporaban los vehículos diésel. Fue necesario crear un sofisticado catalizador, llamado SCR por su sigla en inglés: sistema de reducción catalítica selectiva. Consiste en un catalizador adicional que utiliza un líquido con urea que, al mezclarse con los gases de escape, produce una reacción química y neutraliza los óxidos de nitrógeno hasta en un 90%. Ese líquido es el Adblue, por ser la marca más conocida que lo comercializa.

El Adblue no es más que una solución química, compuesta por urea en un 32,5%. Pero este líquido se gasta y es necesario repostarlo. Por ello, los coches diésel modernos equipados con catalizador SCR (la mayoría) incluyen una pequeña boca auxiliar junto al tapón del combustible. De mismo modo, en las gasolineras se encuentran surtidores de Adblue, reconocibles por su distintivo azul.

Qué pasa si un coche diésel no reposta Adblue

Como puedes ver, el Adblue sirve para reducir las emisiones más contaminantes de los motores diésel. Eso, unido a otras tecnologías, ha hecho que los vehículos diésel homologuen cifras de emisiones más bajas, en muchos casos por debajo del umbral de los 120 gr/km, quedando exentos de pagar el impuesto de matriculación, al menos, de momento.

El Adblue se almacena en un depósito adicional, cuya capacidad oscila entre los 12 y 18 litros, normalmente, según el tipo de vehículo, y tiene una duración de unos 6.000 a 8.000 kilómetros, dependiendo del uso que se haga. Si se circula mucho por ciudad, el consumo de Adblue será mayor. Normalmente, muchos fabricantes intentan que el repostaje de este líquido coincida con los intervalos de revisión y son las propias marcas las que rellenan el tanque de Adblue.

Adblue, por qué lo necesita un coche diésel y cuánto cuesta
Volkswagen utiliza en algunos de sus modelos un sistema dual de inyección de Adblue

De todas formas, los vehículos diésel con catalizador SCR incluyen un testigo en el cuadro de instrumentos que avisa al conductor antes de que se gaste todo el depósito de Adblue. Normalmente, avisa cuando le quedan unos 2.000 kilómetros, según el fabricante. Pero, si no haces caso al testigo y no rellenas el tanque de Adblue cuando se haya gastado, una centralita impedirá que puedas arrancar el coche y, por tanto, no podrás utilizarlo. Esto es una medida de seguridad, ya que, sin Adblue, el coche contaminará mucho más de lo que homologa. Por eso, es tan importante del Adblue para los coches diésel actuales.

Cuánto cuesta el Adblue

8 coches motor tdi 116 2021
El consumo de Adblue es bajo, en torno al 3% del consumo de combustible

El consumo de Adblue es muy bajo, en torno al 3% del consumo de gasóleo, por tanto, no tienes que repostarlo cada vez que acudas a una gasolinera. Y, como te hemos dicho antes, muchas marcas rellenan el tanque en las revisiones. De todas formas, el precio de este elemento es también barato, el litro cuesta entre 0,60 y 0,70 euros de media, por lo que rellenar un depósito de 12 litros oscila entre los 7 y 8 euros.

En resumen, las emisiones de los coches se dividen en dos bloques, las que perjudican al medio ambiente, (CO2) y las que perjudican a la salud de las personas (NOx, hidrocarburos, monóxido de carbono y partículas). El catalizador SCR con Adblue lo que busca es reducir las emisiones de los coches diésel nocivas para la salud, principalmente, el NOx. Por esta razón, si el coche no tiene Adblue, no arrancará.

Álvaro Escobar

Aprende con AUTO BILD: cómo quitar el hollín y la carbonilla del motor diésel

Prolonga la vida del motor

Uno de los problemas más frecuentes que surgen en los coches diésel (también en los de gasolina, pero, especialmente, en los diésel) es la aparición de hollín y carbonilla en el motor. Esto ocurre cuando se abusa de una conducción en ciudad y a bajas revoluciones. En AUTO BILD, te explicamos cómo quitar el hollín y la carbonilla del motor diésel y te damos algunos trucos para evitar que aparezca.

El hollín y la carbonilla son unos residuos sólidos que se depositan en la cámara de combustión de cada cilindro del motor, debido a la mezcla de aire y combustible durante el propio proceso de combustión. A diferencia de un motor de gasolina, en el que entra la cantidad de aire precisa para hacer la combustión, en un motor diésel entra mucho más aire, por tanto, hay más oxígeno que luego se mezcla con gotitas pulverizadas de gasóleo. Esta forma de hacer la combustión es lo que genera el monóxido de carbono y el óxido de nitrógeno. Y, con el tiempo, estas partículas se van acumulando, convirtiéndose en hollín.

Problemas que provoca el hollín y la carbonilla

Los motores diésel modernos están equipados con una serie de tecnologías para reducir las emisiones contaminantes y cumplir con las normativas anticontaminación, cada vez más severas. Esas tecnologías son, principalmente, la válvula EGR, el filtro de partículas FAP y el catalizador SCR con Adblue. Todo esto ha convertido a los vehículos diésel en verdaderos laboratorios con ruedas y hace que salga una cantidad muy bajas de sustancias nocivas por el escape.

Pero, si no tenemos cuidado, la acumulación de hollín y carbonilla puede provocar averías importantes en el motor. La válvula EGR se encarga de redirigir los gases de escape que emanan de la combustión al motor, reduciendo la temperatura y los óxidos de nitrógeno. Al conducir a bajo régimen y durante poco tiempo, se genera mucha carbonilla y, con el tiempo, la válvula deja de hacer su función, disminuyendo el rendimiento del motor y aumentando el consumo.

Esto obliga al conductor a salir, al menos una vez al mes, a la autovía para circular durante unos minutos con el motor a un régimen alto, para que la temperatura del motor limpie el filtro. También el catalizador SCR se puede ver perjudicado, ya que aumentará el consumo de Adblue y solo se conduce por ciudad. La acumulación de hollín y carbonilla, en definitiva, puede terminar afectando a otras partes del motor, como el turbo, las válvulas y las bujías.

Cómo quitar el hollín y la carbonilla del motor diésel

En primer lugar, ¿cómo saber si el motor diésel tiene hollín y carbonilla acumulada? Normalmente, si notas que el consumo ha aumentado de repente, notas pérdidas de potencia y aceleración o ves que el tubo de escape expulsa un humo negro, puede deberse a que el motor acumula residuos. En estos casos, podrías sufrir una avería mecánica derivada de la acumulación de hollín.

Elimina carbonilla, reduce el consumo, y prepara para ITV: el aditivo perfecto por 20 euros

Lo primero que te recomendamos es acudir a un taller de confianza para que hagan una descarbonización del motor, un proceso que consiste en una máquina que inyecta gas hidrógeno para limpiar la cámara de combustión y otros elementos. Suele costar entre 50 y 100 euros. También puedes optar por una solución más barata que ya te hemos mencionado: salir un rato con el coche por autovía y circular a un régimen alto para que entre más aire y los gases de escape tengan más fuerza para salir, liberando el hollín.

Más vale prevenir que curar

Cómo quitar el hollín y la carbonilla del motor diésel

No obstante, siempre es mejor actuar de manera preventiva y no cuando llegan los problemas. Aquello de ‘más vale prevenir que curar’ lo debes aplicar a tu coche. Un buen mantenimiento rutinario evitará la acumulación de hollín y carbonilla y la aparición de averías mecánicas. Y, de paso, evitarás que tu coche no pase la ITV por emisiones demasiado altas.

Basta con realizar una serie de hábitos para que tu motor diésel sufra menos y dure más, como utilizar combustibles y aditivos de calidad, que evitarán la acumulación de residuos y limpiarán mejor las diferentes partes del motor. Igualmente, evita circular siempre por ciudad y a bajas vueltas para ahorrar combustible, solo conseguirás acelerar la acumulación de residuos. Y, finalmente, sal a una vía rápida y circula durante unos tres minutos a altas revoluciones para limpiar los conductos.

Álvaro Escobar

902 152 389

Serrano 93, 3ª planta 28006
Madrid

Pol. El Campillo edif Meatza 2ª planta 48500
Gallarta (Bizkaia)

© Atlántica Garantía